Figuras de la separación en la clínica actual

SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN EN EL CID

Ana Ricaurte

chong 2

Arte: Limbo, Sammy Chong

Iniciamos el seminario partiendo de las dos operaciones fundamentales de la construcción subjetiva, que explica Lacan[i] : Alienación  y Separación.

Alienación es el consentimiento de un sujeto al significante y a la significación del Otro. Se deja representar en eso y despliega la cadena significante que da sentido al discurso.  Concepto ligado a otro que define al lenguaje como la muerte de la cosa.   La muerte de ese goce mítico. Pérdida del objeto.

La operación de separación es separación del Otro, del campo del otro, del  sentido del Otro.  Desconexión del Otro y conexión con el objeto, con el campo del goce.   Hay recuperación de goce en esta operación.

En la presente investigación que propone la separación como causa de fenómenos de goce en la actualidad, en un sujeto más conectado al goce y más desconectado de los sentidos del Otro, cito a Miller[ii] que se pregunta si para el sujeto de la psicosis, la separación anticipa la alienación, y que se trataría entonces de una separación falsa porque no tiene a la metáfora paterna como su principio, sino que es por el contrario, su fracaso.

Hago referencia  aquí al caso “Un niño raro” que veremos en siguientes reuniones, quien en el comentario de Leonardo Gorostiza, está “aspirado por la separación”,  definición que suscitó la investigación vertida en el caso eje  de la Tesis de la Maestría en Psicoanálisis. Mención clínica[iii].  Se trata de la estructuración de una psicosis en un niño no identificado  en el deseo de la madre.

Hemos encontrado también otras formas clínicas de la falla en el proceso de alienación – separación, con relación al tema de investigación.  Tenemos así  las precisiones que hace Eric Laurent[iv]  sobre la melancolía en oposición al entusiasmo.

“En la melancolía hay un corte entre  la cadena significante y lo real del cuerpo.  Queda sólo la muerte de la cadena significante” (la muerte del goce pulsional por el lenguaje).  “La melancolía se torna, entonces, una relación directa no con el cuerpo sino con la cadena significante suelta”.

Por el contrario, el entusiasmo es una relación con el Otro, en la cadena significante, en la que se recupera la conexión con el objeto a.   Entonces, lo que sucede es que no queda sólo la cadena significante  como muerte de la cosa, sino que hay un  goce de lo vivo en la articulación al objeto a.

Es lo que explica el levantamiento de la melancolía en un caso donde la interpretación incorpora el goce oral como forma vital del sujeto que se soltaba en el episodio melancólico de sentir que no podía vivir, que no sabía cómo vivir, con un corte en el sentido de la vida.  La oportunidad que encuentra la analista es en la contingencia de la aparición del objeto oral en el lamento  del sujeto en análisis, ser objeto en el goce del Otro, al revertirlo como goce oral a su disposición.  Se produce un anudamiento del cuerpo y un nuevo sentido de la vida, con una construcción constante de recursos que ponen un límite a lo insoportable del goce del Otro.

Otra precisión es la referencia a Lol V. Stein[v].  La separación del goce fálico pone a funcionar un dispositivo que es lo contrario de la sublimación.

La sublimación, según Lacan es el horizonte en que pueden ser equivalentes el deseo y la letra.  Es un horizonte más que un deseo final [vi].

[La letra es el significante en lo real, marca del golpe del significante en el cuerpo, lo que no entra a la cadena significante. Es el S1 solo, fuera de la cadena S1, S2, S…]  Al hacer equivalente letra y deseo, real y simbólico, es allí donde hablamos de sublimación.  No es lo que puede hacer Lol, es otra su posición en el exilio del goce sexual.

Dice Laurent,  que en  Lol es una pasión que es una encarnación en un cuerpo, cuerpo de otra mujer que provoca un goce completamente separado de la operación fálica.  No relacionado a la función fálica sino estrictamente al objeto mirada, apartada, separada de la puesta en juego de cualquier lazo con el objeto fálico.  [Goce fuera de la operación fálica que regula  el goce, es el goce Otro,  goce propiamente femenino, fuera de lo simbólico, para el que sin embargo, una mujer se sirve del hombre para extraviarse en él.  O, fuera de esto, lo que queda es el goce desregulado de la psicosis].

[i] Lacan, J. (1977). Seminario 11. Los cuatro conceptos fundamentales del Psicoanálisis.

[ii] Miller, J-A. (1987). Matemas I. ¿Producir el sujeto? P. 177.

[iii] Ricaurte, A. (2015). La acción social del Psicoanálisis.  Estudio de la orientación a lo real en la enseñanza de Lacan y de la posibilidad de aplicación de sus principios en las respuestas del psicoanalista en lo social.  Análisis de un caso.

[iv] Laurent, E. (2002).  Los objetos de la pasión.

[v] Ibid

[vi] Laurent. (2014).  Imprevistos de lo real, p. 24

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s