Presentación del libro El golpe y lo femenino

Agradezco a quienes participaron en la presentación de mi libro El golpe y lo femenino: Mayra de Hanze, directora del Centro de Investigación y Docencia de la Nel Guayaquil, Ana María Haddad, Coordinadora de la Comisión de Biblioteca y Librería de Nel Guayaquil, y a Julia Avilés, Asociada de Nel Guayaquil, el día jueves 23 en el Aula Leonidas Ortega de la UCSG.  Gracias también a la Maestría en Psicoanálisis y Educación, por el espacio y la difusión de esta actividad.

Transmito breves líneas sobre lo que trata este texto:

Es una puesta al día de una práctica clínica y de investigación realizada, que apuntó sobre todo a atravesar la denominación genérica “mujer maltratada“, con la pregunta ¿qué quiere una mujer? En singular, para cada una.

Con el propósito de una lectura del goce, los ejemplos clínicos dan cuenta de una escucha de lo femenino. Entre las vueltas de los dichos se extrae algo de lo que no se puede decir.

Declarada en el Cid en el momento actual, queda como investigación abierta a nuevos hallazgos, para seguir avanzando.   Siguiendo a J-A. Miller en El ser y lo Uno, podría ahora señalar la oposición entre el ser mujer, el sentido que tiene su vida, y ese otro campo que es lo que existe.  Lo que existe como aquello que no se interpreta, pero se constata: Lo que allí goza, o lo que allí es en el goce.

A las dos temporalidades diferentes aisladas en la investigación como:

El tiempo de lo soportable del maltrato.

Y el momento de lo insoportable.

Podemos añadir  lo que enuncia Miller en la sesión del 23/03/2011, que la experiencia inolvidable de goce conmemorada por la repetición, su modo de entrada en los casos a los que se accede por el análisis, es siempre el de la efracción o ruptura. Se trata de una disrupción del orden previo de las rutinas de discurso, el de las significaciones. Interesa entonces, para dar la dimensión del caso,  ver cómo estaba ordenada la rutina del discurso de aquélla que es atendida.  Y de qué manera muy singular, irrumpe allí eso que existe, el goce.

Una propuesta presentada a los asistentes y a los posibles lectores es diferenciar  la noción de lo femenino, como un goce ajeno, al que le presta atención el psicoanalista en su práctica, y que es otra cosa de lo que circula como la feminidad, los semblantes, las identificaciones, los ideales que sostienen el ser mujer, que es donde apuntan muchos esfuerzos sociales de atención a la mujer al ofrecerles que uso dar a su feminidad, al educar esa dimensión de la significación que tiene ser mujer.

Durante la investigación, contar con la noción del goce femenino como imposible, tanto para hombres como para mujeres, llevó a tomar la oportunidad de escuchar a hombres derivados como actores de violencia doméstica.  En el texto constan testimonios de esta imposibilidad en su relación con su mujer que en algunos casos deriva a la posición degradada de la violencia.  Tema que fue retomado por varios asistentes, como preocupación incluso por el femicidio.  Se espera de ello que quede como un interés a investigar, también en el caso por caso.

Ana Ricaurte

Febrero 26, 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s