Miguel De la Rosa: A Nora

“¡Trabajarás conmigo!”, escucho a Nora decirme en medio del salón, mientras esperábamos las plazas de prácticas. Me tomó desprevenido. Desarmado, pero entusiasmado, fue lo que sentí al escucharla por primera vez.

Un encuentro inédito, marcado por una singularísima voz, cuyo efecto solo comprendería a posterior.

Le quedo agradecido por su confianza, esa confianza que estuvo allí antes de yo saberlo y que tuvo siempre su sustento en los actos.

Su voz resonará en cada uno de sus alumnos, amigos y colegas, a lo largo del tiempo; porque una voz que se vale del deseo para hablar, difícilmente se apaga.

Miguel De la Rosa

Asociado Nel Guayaquil

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s