Boletín 3: Biblioteca Nel Guayaquil

LAS CITAS Y COMENTARIOS DE LA BIBLIOTECA
Boletín #3
Junio 05 del 2020

 

La Biblioteca sigue abierta!
Las señales de los faros guían la navegación en ambientes con poca visibilidad, en la noche, bajo la lluvia o en situaciones de niebla.
Los escritos que aparecen en los boletines de la Biblioteca se apoyan en los libros de cada uno, a manera de una Biblioteca de la Escuela que se mantiene abierta, aportando  pistas en la investigación en la que nos encontramos, alrededor del significante “urgencia”: el factor a, las piezas sueltas que no encajan en un todo a restituir que quiere imponer el discurso de la ciencia.  O el leer sin  comprender, que orienta en otra vía distinta que la del sentido. Desde la transferencia de trabajo sostenida en el análisis propio, como la señal lumínica principal.

Buena lectura!

______________________________________________

DE UNA PRACTICA QUE OPERA CON EL FACTOR A
Mayra de Hanze*

Oigo decir a los especialistas de laboratorios clínicos que los signos clínicos; pérdida de olfato y del gusto corroboran en un altísimo porcentaje el diagnóstico de Covid-19.
Es así como operan los resultados científicos, por coincidencias, los engranajes han de coincidir, es eso además lo que se espera para restituir la salud, la armonía de los órganos en el cuerpo.
Este ensamblaje de piezas no existe en la práctica psicoanalítica, allí el trabajo es con las piezas sueltas.

Así ante el brote pandémico la primera subversión desde la práctica psicoanalítica es tomar las emergencias como urgencias subjetivas  pero destacando que atenderlas es operar con el factor a como condensador de goce que nos orienta en las profundidades del gusto.
El riesgo de operar las urgencias subjetivas para procurar efectos terapéuticos rápidos es que la compresión del tiempo hace funcionar para el sujeto un significante amo capaz de fijarlo a partir de dicho significante y focalizarlo en el síntoma. Evitando tratar el factor suplementario, el factor a. (1)

Bien sabemos que en el psicoanálisis no nos focalizamos en los efectos curativos y por eso reemplazamos el término cura por el de experiencia analítica. Sin duda el mundo juzga el psicoanálisis en función de sus resultados terapéuticos, pero esta no es una razón para que éste haga suyo dicho criterio. Para el psicoanálisis lo que importa es la emergencia de un deseo inédito cuya estructura como punto de partida es desconocido (2)  pero que apostamos está vinculado a la inquietante presencia u ocultamiento del factor a.
El señor T solicita consulta vía online, está muy ansioso desde que se instala la cuarentena, su delicada salud y edad lo llevan a un confinamiento radical.

Por un momento las consultas giran alrededor de dicha sintomatología y demanda permanente cómo hacer para estar mejor, teme preocupar a la esposa que le prodiga tantos cuidados.
Ante la intervención ¡usted es un hombre con suerte! Responde sorprendido que ha sabido escoger. Un pequeño detalle la distingue, “la corona”, como un rasgo muy familiar.
Hace poco nos recordaba nuestro colega de la ELP, Vicente Palomera (3) que la clínica de la urgencia es una clínica sin transferencia, y efectivamente lo sería si el analista no introduce algo de t-acto como también lo menciona el colega Ricardo Seldes de la EOL (4), para permitir la recuperación por las profundidades del gusto,  que introduce el factor a,  permitiendo deslizarse del Corona a la corona, como un divino detalle.
____________________
*Miembro Nel Guayaquil
Notas
(1) Miller J.A.   Sutilezas analíticas, pág. 27, Paidós, Buenos Aires, 2011
(2) Ibíd. pág. 14
(3) Acción Lacaniana NEL. La Escuela y la formación de los analista, video-conferencia, plataforma zoom, 30/05/2020
(4) Seldes. R. La urgencia del analista, video-conferencia, plataforma zoom, 29/05/2020

 

________________________________

DEL HAMBRE DE SENTIDO A UN FORZAMIENTO DEL GUSTO
Un trauma es siempre sospechoso
Lacan, 1975
Jessica Jara de Aguirre*

Lacan en la Universidad de Yale rememora el arribo de Freud y Jung a América en 1909. Su enunciación no es el divertido: ellos no saben que les traemos la peste, su término será la “epidemia”. Hoy “Pandemia” es la película en cartelera, pesadilla de la que estamos intentando despertar, como diría Joyce. Ahora, si la pandemia ES un despertar, requeriremos de las agallas freudianas.

Se ha revelado, nuevamente, la condición de desamparo del parlêtre y el sinsentido radical de la existencia. El VIRUS como tal no es “lo traumático”; lo verificamos por los singulares llamados, urgencias y angustias locas –léase Seynhaeve-, que ocurren ante el despertar del sueño del Otro garante o por el encontronazo con Un real traumático. La política del psicoanálisis, que hace de los impases sus boyas de ruta, no permite ofrecer a un sujeto volver al estado pre-trauma, sino que orienta nuestra experiencia de lo real hacia la reescritura de un modo sint(h)omático de salir de lo mismo.

El restablecimiento subjetivo, en general, se produce donando sentido al acontecimiento sinsentido. El sentido hambriento se nutre de dichos que le consuenan. Esto lo operativizan los algoritmos y se trasluce en las semblanzas. El fantasma impone un acoplamiento del sujeto al objeto. Es un momento crucial del análisis cuando el objeto responde al decir inédito: es el esguince en la voz de María Cristina Giraldo.

La vía analítica del síntoma exige apagar su hambre de sentido. Notariamos así el gusto de Lacan por la topología, pues “no es alimento fácil” (16/11/76). La apuesta analítica de leer-sin-comprender, nos saca del ronroneo consonante que adormece, apuntando a leer eso ajeno, femenino y singular…

NO HACÍA FALTA LA PANDEMIA…

Ante el COVID se han exacerbado fantasías catastrofistas y se refuerzan las medidas preventivas y de biocontrol. Nuevos contenidos para viejos síntomas. También la pesadilla actual ha despertado la suma de los pre-juicios de los analistas. Recordemos que Lacan indicó que Irma es EL caso de la contratransferencia, y justo allí señala que Freud tiene agallas porque no se despertó ante la visión de horror, apuntándose como nuevo despertar: la escritura de una fórmula con gruesos caracteres negros.

Lacan aborda la contratransferencia y la resistencia (Seminarios 1 y 2). Y es una pregunta que debemos retomar. Primero la transferencia: una analizante esclarecida supo decirle a Ma. Cristina Giraldo que a ella la anima el “tonito” de la analista, más allá de sus enunciados. Se puede sostener a un paciente por un llamado, si no puede acudir a su sesión por un impedimento grave… Extremando, Osvaldo Delgado insistió en que fue al hospital para su cita presencial con su analista ingresado.
Para concluir, una anécdota de Lacan sobre la resistencia. Un paciente llega con la pierna enyesada y Lacan le espeta: “¡se hizo eso para no venir!”. No hacía falta una pandemia, para no venir…

____________________
*Asociada Nel Guayaquil

_____________________________________________________

¡Los invitamos a contribuir con citas!

 Esperamos su aporte para esta publicación  quincenal: una cita y su
enunciación personal sobre ella, en un escrito de hasta 3000 caracteres con espacios.
Enviarlo  a coordinadoras de la Comisión de
Biblioteca:  anaricaurt@yahoo.com , anamariahaddad@hotmail.com

Comisión de Biblioteca Nel- Guayaquil

Ana María Haddad.

Ana Ricaurte.

Mariana Estacio.

Silvana Gallegos.

Gabriela Febres-Cordero.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s