Laura Arciniegas: Mensaje de condolencias

 

Querida Mónica:

Hemos recibido con mucho dolor la triste noticia. Nora se ha ido, pero nos ha dejado profundas y grandes enseñanzas. Recordaremos su fuerza, su tesón, su deseo decidido para que el psicoanálisis siga existiendo.

Nos contagió a muchos con su deseo, y con su causa que hoy es nuestra.

A cada uno de ustedes en Guayaquil un fuerte abrazo en estos momentos.

Laura Arciniegas

liliana Cazenave: Condolencias

Querida Mónica, ¡Con mucho dolor recibí la noticia del fallecimiento de Nora! Una pérdida grande para quienes la conocimos en lo personal y profesional, ¡un pilar para la Nel Guayaquil!

Sé que desde hace tiempo  tenía problemas de salud pero no aflojaba en su deseo decidido por el psicoanálisis.

[…]

Un gran abrazo para vos y los colegas de la Nel Guayaquil.

liliana Cazenave

 

Antoni Vicens: Mensaje de condolencias

Estimada Mónica Febres-Cordero:

No estoy seguro de que nos hayamos encontrado, pero en tanto que autoridad me dirijo a la comunidad de Guayaquil a través de ti. Recuerdo la invitación y la acogida que me brindó Nora Guerrero en 2011. Me impresionó la fortaleza que contenía su cordialidad. No olvidaré las conversaciones que tuvimos y su compromiso con el campo freudiano. Os mando mis condolencias y mi sentimiento.

Un saludo cordial,

Antoni Vicens (ELP, Barcelona).

Juan de Althaus: In memoriam de Nora

Prefiero pensar que Nora Guerrero sigue viva en mis recuerdos y en las huellas cinceladas por sus enseñanzas. Hacía vibrar la Escuela cuando esgrimía su palabra afiliada y flexible, como una katana. No tenía empacho de decir lo que pensaba, arriesgaba, se exponía, sabiendo lo que hacía, como Atenea, la diosa guerrera del saber hacer. En los encuentros oportunos, preguntaba con sincero interés a la persona y sus seres queridos, con aquella sonrisa cálida fresca, acompañada de una mirada inocente y dulce. Un poco más de 20 años frecuenté su presencia en la Escuela y la Maestría de psicoanálisis, de la cual decía, era su contribución al campo que compartimos. En la presentación de mi tesis, fue tajante al decir que “Lacan no refundó el psicoanálisis, solo hay una fundación y un solo fundador, Sigmund Freud”. A su modo singular, lanzaba al vuelo sus preguntas, muy válidas, colocándose en el lugar del no saber. Hizo del psicoanálisis su propia pasión elocuente. Muchas gracias Nora, hasta la próxima remembranza.

Juan de Althaus

Asociado Nel Guayaquil

Lizbeth Ahumada: A Nora

De Lizbeth Ahumada

Entendí lo que significa un buen encuentro, el más afortunado, el que cambia un destino, cuando en la década de los 80, me topé con Nora de Medina, una profesora ecuatoriana que hablaba de Lacan en la Universidad. Me acogió con afecto cuando me debatía con la psicología y con el psicoanálisis de la IPA. De su mano viajé a Buenos Aires, y nunca más dejé el psicoanálisis de orientación lacaniana.

Esa era Nora, la mujer que encarnaba el deseo sin ambages. Su vida lo demuestra.  Nunca cedió y por ello fue un pilar para la extensión del psicoanálisis en diversos países de América, y para la creación de la NEL, a cada paso, tocaba personas, dejaba marca, enlazaba a la causa del psicoanálisis sin que se lo propusiera, como lo hace una verdadera maestra.

Elevaba la palabra amistad a las acciones, siempre generosa, comprometida, amiga entrañable. Un honor haber estado en su vida y en la de su familia hasta el final.

Lizbeth Ahumada
Bogotá, 04 de mayo de 2020.

Raquel Cors Ulloa: A Nora

De Raquel Cors Ulloa

Se fue Nora Guerrero de Medina ¡Una guerrera!
No hay palabras para despedirte, amiga.
Si algo me enseñó el psicoanálisis sobre el incansable lazo, es que no-hay edad ni nación para un encuentro.
Conocí a Nora cuando iniciaba mis primeros pasos en el Psicoanálisis. Su amplia sonrisa llamaba, acercaba, interpelaba… sin la burocracia del sentido. Nora –en su estilo, hasta final– supo perturbar las defensas en la Escuela. La audacia de sus singulares desplantes son una interpretación. Ella tenía eso… una audacia, un desplante directo ante la muerte; ante vida.

Cada vez que nos encontrábamos en las actividades de la Escuela Una, había algo de eso… Cada vez era una primera vez, en Bolivia, en Venezuela, en Colombia, en Perú, en Ecuador. La última vez que nos abrazamos fuerte fue durante las Jornadas de la NEL-Guayaquil en 2019, cuando fui a dar testimonio como AE.  Luego de la celebración “por la vida del psicoanálisis”, nos encontramos –directamente–; Nora me dijo que si ella hacía el Pase sería como ¡una guerrera!

Te guardamos con fuerza en el corazón de la NEL, Nora Guerrero.
Adiós,

Raquel Cors Ulloa
Santiago de Chile, 4/mayo/2020

Carlos Quezada Moncayo: A Nora

Mi sentido pésame ante la partida de la Dra. Nora Guerrero de Medina.
Es una lástima y mi pérdida el no haber tenido la oportunidad de trabajar directamente con ella por la causa analítica. Sin embargo, del poco tiempo que la conocí recuerdo a una aguerrida mujer -una guerrera, como ella nos lo recordaba en referencia a su apellido- de firmes y honestas posiciones. Sus palabras retumbaron en las paredes de la Escuela, ella se aseguró de esto en cada intervención. Su memoria me queda como un ejemplo de cómo sostener, con valentía y firmeza, una idea u opinión ante colegas.

En este sentido, Nora, haré como Ud., no la imitaré.

Carlos Quezada Moncayo

Asociado Nel Guayaquil