Boletín PUNTUACIONES… ; ! ?? #4

N° 4 – Agosto 12, 2022.

Clara Holguín es representante por la Nel-cf de la Comisión de la Garantía- América y nuestra amiga de intercambios frecuentes con la sección Guayaquil.  Nos propone puntuaciones importantes para la formación del analista: un modo de estar en la Escuela, el del remolino que rodea el agujero y pone en movimiento lo ya dado, abriéndose a un saber nuevo, el del Pase que toma lo contingente, así como a lo joven, la juventud del espíritu del Psicoanálisis según Lacan.
 

El espíritu de la Escuela

Por: Clara María Holguín

Las Jornadas de la NEL Guayaquil renuevan la pregunta sobre lo que Lacan esperaba de su Escuela: ¿Cuál es su espíritu? Basta recordar el deseo que puso en acto Lacan con la fundación de su Escuela. Fundó una organización, que, en lugar de la jerarquía que puso “cabeza abajo”, fuese circular y agujereada, un “remolino”.

¡Un remolino! Movimiento e intranquilidad. Rechazo tanto del confort y la comodidad del saber adquirido como del reconocimiento obtenido de una vez y para siempre. Rechazo del mutualismo con el que el grupo se defiende de la experiencia de lo imprevisto y la sorpresa propia del surgimiento del inconsciente.


 Si de una parte, la organización circular y agujereada favorece la elaboración y la ejecución del trabajo, de otra, el vacío en que se sostiene, se abstiene de responder universalmente a la pregunta de qué es un analista. Es la razón por la cual la Escuela de Lacan, además de ser una Escuela de trabajadores decididos y de Carteles, es la Escuela del pase.


 Un claro ejemplo de este espíritu lo encontramos en la orientación y el lugar que Lacan y JAM hacen en su llamado a acoger los jóvenes, bajo la consigna, “dócil a lo joven”. Orientados por el deseo de juventud, su inquietud de invención y excitación intelectual, escuchamos y nos dejamos orientar por los cambios de los tiempos, para desde allí responder, renovando nuestra juventud, es decir, nuestra relación con el saber inconsciente, que supone la posición analizante. Posición que define la juventud en sentido analítico.


Coordinadora de Puntuaciones:
Ana Ricaurte, anaricaurt@yahoo.com
nelquil@gmail.com

¿Qué sujetos hoy en la llamada infancia?

Desde julio del año pasado, Trazos, grupo de investigación clínica con niños y adolescentes ha invitado a analistas de la Nelcf  y de la EOL para participar como comentadores de los casos presentados por los diferentes miembros. Esto ha posibilitado un intercambio rico tanto en lo epistémico como en la clínica misma. El texto que presenta Alvaro Rendón Chasi da cuenta de la elaboración continua en la que se encuentra cada participante en torno a temas que atañen a la actualidad de la práctica analítica sin desconocer sus antecedentes teóricos.

Mónica Febres Cordero

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

¿Qué sujetos hoy en la llamada infancia?

Alvaro Rendón Chasi

Jacques Lacan (2015) en La significación del falo precisa que el complejo de castración cumple una función de nudo y permite dilucidar la posición inconsciente del sujeto para poder “identificarse con el tipo ideal de su sexo” (p. 653); responder al partenaire en la relación sexual “e incluso acoger con justeza las del niño que es procreado en ellas” (p. 653). Precisa también que la relación del sujeto con el falo es independiente a la diferencia anatómica genital (p. 654) y que será un significante privilegiado “escogido como lo más sobresaliente de lo que puede captarse en lo real de la copulación sexual, a la vez como el más simbólico en el sentido literal…” (p. 659). El porvenir de la significación del falo va a depender de la ley introducida por el padre (p. 661). Se ubica en este primer tiempo lacaniano la posibilidad de corresponderse como hombre o mujer en un momento de la enseñanza donde el falo se convierte en brújula.

Sin embargo, Lacan en su avance de la experiencia clínica va a diluir al padre ideal para anunciar que los nombres del padre se ponen en juego como nudos de la subjetividad, es decir que, la creencia en el Edipo y el padre del ideal se colocan en interrogante. Lacan valida al Nombre del Padre como un nudo más entre otros posibles amarres de la triada imaginario, simbólico, real. En este sentido Eric Laurent (2010) anuncia que “la ideología edípica no alcanza más” (p. 135) a propósito de la naturalización de la familia que no es la del psicoanálisis. El mismo autor, en su reciente publicación El niño y su familia (2018) vuelve a resaltar que “más que captar el Edipo como algo siempre ahí, que no cambiará jamás […] muestra cómo depende de las formas de evolución de la civilización” (p. 24). Se precisa que hoy, en medio de las familias diversas (monoparentales, homoparentales, reconstruidas, entre otras) se abre la posibilidad de comprobar lo que Lacan comenzó a anunciar. ¿Y el niño en esta lógica? Dará una respuesta Lacan (2008): “objeto a liberado” (p. 268) lo que es una posición, no del niño his Majesty de Freud sino la de objeto en la novela familiar: objeto a como residuo.

Al ubicarse hoy al niño transexual, ¿éste no cuestiona directamente al niño freudiano de la novela edípica?; ¿no se alinea más al niño como sujeto de goce lacaniano: objeto a liberado? Eric Laurent (2008) comenta a través de la experiencia analítica de Karl Abraham que “el psicoanálisis consistía en llevar al niño de la mano, hacerlo pasar por los distintos estadios –orales, anales, genitales- para finalmente llegar al buen uso del órgano genital dentro de la ficción edípica”. Esta no es la orientación lacaniana, sería una psicoterapia que hace creer al sujeto en el padre. El mismo Laurent (2018) determina que el niño de nuestro mundo contemporáneo no está estructurado inicialmente por el amor al padre y que la fragilidad del padre puede evidenciar síntomas difícilmente considerados como neurótico pero tampoco, apresuradamente, ubicados en la estructura psicótica, poniendo como ejemplo “la imposibilidad de habitar un sexo conveniente en el género asignado”. Esto último corresponde al fenómeno contemporáneo del niño transexual.  

En el Seminario 20: Aún Lacan (2014) propone las fórmulas de la sexuación: lado mujer y lado hombre para aquellos sujetos que han pasado por la castración. En el lado hombre se ubica al sujeto tachado y, en el lado mujer, se ubica al objeto a en referencia al no-todo fálico. Esto es ya un ordenamiento del goce pensando en que no-todo puede limitarse. Esa elección inconsciente es un modo de habitar el lenguaje con una posición de goce. Se abre una pregunta que puede servir de brújula en la experiencia clínica: ¿atraviesa el niño transexual por la sexuación? La posición ética del psicoanálisis debe estar a la altura de su época tomando en esta referencia la invitación de Lacan al analista. No sería la de agarrar la mano al niño transexual para que pase por los estadios y finalmente se identifique con su tipo ideal de sexo. ¿Qué dice hoy este fenómeno en la cultura? En un mundo donde vivir sin límites es imperativo de goce, el recorte de éste se pone en cuestión: ¿qué sujetos hoy?

Referencia bibliográfica

Lacan, J. (2008). Seminario 16: De un otro al otro. Buenos Aires: Paidós.

Lacan, J. (2014). Seminario 20 Aun. Buenos Aires: Paidós.

Lacan, J. (2015). La significación del falo. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores.

Laurent, E. (2008). El niño como real del delirio familiar. Obtenido de Wapol: http://wapol.org/pt/articulos/TemplateImpresion.asp?intPublicacion=13&intEdicion=2&intIdiomaPublicacion=9&intArticulo=1748&intIdiomaArticulo=1

Laurent, E. (2010). El niño como reverso de las familias . En El goce sin rostro (págs. 133-142). Buenos Aires: Tres Haches.

Laurent, E. (2018). El niño y su familia. Buenos Aires: Colección Diva.

Laurent, E. (18 de mayo de 2018). Los niños de hoy y la parentalidad contemporánea. Obtenido de Psicoanálisis lacaniano: https://psicoanalisislacaniano.com/los-ninos-de-hoy-y-la-parentalidad-contemporanea/

Boletín PUNTUACIONES… ; ! ?? #3

N° 3 – Agosto 8, 2022

Puntuaciones…;!?  presenta su tercer número con la colaboración de Álvaro Rendón Chasi, asociado de NELcf- sección Guayaquil, miembro de la comisión del blog, y de José Altamirano, cartelizante, ha participado en los viernes de Escuela en el eje sobre el Control.  Sus preguntas y elaboraciones mueven la corriente que nos lleva como transferencia de trabajo en la preparación de nuestra Tercera Jornada. Cada artículo y notas que recogemos para Puntuaciones surge de la pregunta sobre la formación del analista en la Escuela y los cuatro ejes propuestos: el cartel, el control, del trabajo de transferencia a la transferencia de trabajo, y la escuela.

Del diván al sillón como de la neutralidad al deseo

Por Álvaro Rendón Chasi

Tomaré la referencia de Raquel Cors (2022): “…porque cada uno de los que devienen analistas un día se dirigieron a un analista para pedirle un análisis, no para devenir analistas, sino porque sufrían de un síntoma.” Hasta la fecha no he escuchado a nuestros colegas haber sido demandados por un diván. La virtualidad reveló la fragilidad que puede encubrir, como condición sine qua non, que el estar recostado en un diván necesariamente un sujeto se encuentra en análisis. Ni garantía analítica de presencialidad ni psicoanálisis puro en el diván.

Recurro a Freud (1991) en 1913:

[…] Mantengo el consejo de hacer que el enfermo se acueste sobre un diván mientras uno se sienta detrás, de modo que él no lo vea. Esta escenografía tiene un sentido histórico: es el resto del tratamiento hipnótico […]. Pero por varias razones merece ser conservada. En primer lugar, a causa de un motivo personal, pero que quizás otros compartan conmigo. No tolero permanecer bajo la mirada fija de otro ocho horas (o más) cada día. […] no quiero que mis gestos ofrezcan al paciente material para sus interpretaciones o lo influyan en sus comunicaciones. (p. 135)

¿Hasta aquí algún valor terapéutico para el paciente? Sobre la ecuación de “la neutralidad del analista” habría que considerar con Lacan su radical “deseo del analista”: el saber no sabido del paciente surge bajo transferencia y el analista no puede ser neutral: pone el cuerpo y su deseo, “que sigue siendo una X, no tiende a la identificación […] se lleva la experiencia del sujeto al plano en el cual puede presentificarse, de la realidad del inconsciente, la pulsión” (Lacan, 2015a, p. 282). Pues la cosa vale la pena: el inconsciente toma su asiento, “en el lugar del analista, entendámoslo literalmente: en su sillón” (Lacan, 2015b, 801).

Bibliografía

Carrere, P. (2022). De inconscientes. Obtenido de ¿Para qué sirve el diván?: Leer: https://deinconscientes.com/para-que-sirve-el-divan-pedro-carrere/

Cors, R. (16 de julio de 2022). Devenir. Obtenido de Nel Guayaquil: https://nelguayaquil.org/2022/07/16/boletin-puntuaciones-1/

Freud, S. (1991). Sobre la iniciación del tratamiento. En S. Freud, Obras Completas Volumen XII (págs. 121-144). Buenos Aires: Amorrortu.

Lacan, J. (2015). Escritos 2. Buenos Aires: Siglo XXI.

Lacan, J. (2015a). Seminario 11: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Buenos Aires: Paidós.

**************************************************************************

Notas sobre (los obstáculos en) el control

Por José Altamirano

En tanto miembro del grupo de investigación sobre el control, preparatorio de las III jornadas de la NELcf-Guayaquil, “La escuela y la formación del analista”, he escogido unas referencias pertinentes a mi parecer para esclarecer la cuestión de los obstáculos del analista en el control. 

G. Dessal nos da un punto de partida posible: “del mismo modo en que es fundamental investigar qué es lo que ha desencadenado una demanda de análisis, es imprescindible descubrir qué es lo que mueve a una demanda de control”1.

Además nos alerta sobre un obstáculo posible: la creencia de los analistas que deben justificar una función terapéutica, no necesariamente analítica, obedeciendo al “imperativo superyoico de que tienen que interpretar, que el paciente no puede marcharse con las manos vacías”2. Obstáculo cercano a la precipitación por comprender, que “es una de las maneras en las que se manifiesta el fantasma de dominio del saber”3.

La angustia que conlleva el no saber cómo responder, en la medida en que indica que el analista no ocupa el lugar de amo no es necesariamente algo negativo. En efecto “la angustia está muy próxima al no-saber4.

A su manera, E. Laurent también nos alerta sobre el peligro de ocupar el lugar de amo ya que si bien por un lado el principio del control es “controlar a un sujeto sobrepasado por su acto”, por otro lado el aspecto más profundo del problema es la cuestión “del sujeto que sobrepasa a su acto, es decir el que se cree su amo, aquel que (…) viste el acto con su narcisismo y que, en lugar de captar la dimensión del deseo en juego, quiere llevar eso a un saber, incluso a un saber hacer que él tendría”5. Aparentar ser el garante de un saber sin fallas es una canallada: “es una impostura creer ocupar el lugar del Otro

de manera legítima”6. Para Laurent se trata sobretodo de “soportar ocupar ese punto extremo que Lacan formula como un despojamiento de todo dominio”7.

E. Solano resume lo que sería el obstáculo fundamental:  la dificultad para ocupar el lugar de semblante de objeto a8, es decir de animar la capacidad de desear. Los prejuicios reflejados en la posición subjetiva del analista, por ejemplo sus ideas sobre el Bien, podrían hacer dormir el deseo de sus pacientes.

____________________________

[1] Dessal, G. “Notas sobre la supervisión”, disponible en: https://redpsicoanalitica.org/2020/12/17/notas-sobre-la-supervision/

2 Cf. Dessal, G., “Notas sobre la supervisión”, op.cit.

3 Dessal, G., “Notas sobre la supervisión”, op.cit.

4 Dessal, G. “Notas sobre la supervisión”, op.cit.

5 Laurent, É. “El buen uso de la supervisión”, disponible en: http://www.revistavirtualia.com/articulos/710/la-formacion-del-analista/el-buen-uso-de-la-supervision

6 Laurent, É. “El buen uso de la supervisión”, op.cit.

7 Laurent, É. “El buen uso de la supervisión”, op.cit.

8 Cf. Solano-Suárez, E., Brousse, M., Bosquin-Caroz, “Le contrôle sur mesure”, Quarto, 110, Abril 2015, p.

Coordinadora de Puntuaciones:

Ana Ricaurte, anaricaurt@yahoo.com

nelquil@gmail.com

Revista F-ILIA 5

URGENCIAS, NUEVAS SUBJETIVACIONES:

ANUDACIONES DESDE EL ARTE Y EL PSICOANÁLISIS

Revista Digital F-ILIA # 5

http://ilia.uartes.edu.ec/ilia/publicaciones/f-ilia/

ÍNDICE

Presentación. Fernando Montenegro, editor F-ILIA.

PRÓLOGO

UNA REVISTA-CATÁLOGO DE SUTILES SOLUCIONES, INVENCIONES Y ANUDAMIENTOS, NO SIN ARTE Y PSICOANÁLISIS

Jessica Jara Bravo, editora adjunta F-ILIA N.o 5

ARTÍCULOS

URGENCIA, ESCRITURA Y PSICOANÁLISIS

Ana Ibáñez (NEL Guatemala). Un taller de escritura urgente a la Halfon, en “El séptimo piso”.

DEL DES-CUBRIMIENTO SUBLIME AL REFUGIO… EN TIEMPOS HURACANADOS

Andrés Osorio. El psicoanálisis, el psicoanalista y el arte

Pablo Mogrovejo. La cueva de los sueños perdidos: lo éxtimo en el arte rupestre

María Paulina Briones. Como el ojo del huracán: lo que yace detrás del horror y la violencia

LECTURAS QUE ARAÑAN NUEVAS Y NO TAN NUEVAS SUBJETIVACIONES…

Luis Iriarte. La adicción generalizada en la obra de Stefan Zweig

Héctor Bujanda, Carlos Tutivén, María Mercedes Zerega, Carlos Galarza, Diana Pacheco. Narrativas audiovisuales del Antropoceno: una lectura de cartas del tarot a las subjetividades del fin del mundo

Suely Rolnik (BRA). Las arañas, los guaraníes y algunos europeos. Otros apuntes para descolonizar el inconsciente

Arlet Rodríguez Orozco (MEX). Yo, el otro: teorética transdisciplinar por el relieve del Yo

TEXTURAS

HACER LA PRÁCTICA DE SU EXTIMIDAD, NO EL CATÁLOGO DE UTOPÍAS

Antonio Aguirre Fuentes (NEL, ECU). Take me back to the rivers… El psicoanalista, los laberintos y la fe

Mayra de Hanze (NEL, ECU). Caído del tiempo, un nombre del desarraigo

Ramón Ochoa (NEL, VEN). La cera perdida. «La pieza está lista cuando ella me habla»

María Paula Vanegas. El arte, objeto sublime. La encarnación de lo que no está detrás de la cortina

Gabriela Pazmiño M. Una estética del mal: del bullying a la peluquería

UN PEQUEÑO CATÁLOGO DE INVENCIONES Y ANUDAMIENTOS

Nicolás Esparza. Épica de la Historia y la Histeria. Nos embarcamos y no nos embarcamos en los mismos ríos

Eduardo Varas C. Formas de Venlafaxina

Cristian Villavicencio. Selecciones: un catálogo de especímenes

Gabriela Serrano Soto. Ella, yo y mi superyó

Patricia Rodríguez. Adarim/mirada 1997

CONTRAPUNTEOS

Arte y psicoanálisis: subjetividades contemporáneas en estos tiempos de urgencias

Ariana Harwicz, Mario Bellatin y Gustavo Motta

ENTREVISTAS

Psicoanálisis, arte e invención Impone tu oportunidad, atrapa tu felicidad, arriésgate.

Iniciación a los misterios de Orlan.

Conversación con Jacques-Alain Miller (FRA)

El coraje de inventar y saber-mostrar-allí la hilacha.

Una entrevista a Fabián Naparstek por Jessica Jara (ARG-ECU).

Eficacia de la orientación psicoanalítica en instituciones

Carrera: Psicología Clínica – Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación

Conferencista: Inés Sotelo

Psicoanalista miembro de la EOL y de la AMP.

Doctora en Psicología. 
Coordinadora de la práctica profesional Clínica de la Urgencia, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires (UBA) 

Dirigido a:  Docentes, Graduados, Estudiantes de la Carrera de Psicología Clínica y participantes de la NELcf- Guayaquil (gratuito)

Fecha:  Sábado 13 de agosto del 2022               Hora:  10: 00 a 11:20 – 11:30 – 12:30  

Modalidad:  Virtual Inscripciones: https://us02web.zoom.us/meeting/register/tZEvfu6prT0jGNVLbPRa25ad18uLEX4tXPQz

Auspicios

Boletín PUNTUACIONES… ; ! ?? #2

N° 2 – Julio 29, 2022.
En la segunda publicación de Puntuaciones, María Elena Lora, vice presidenta de la
Nueva Escuela Lacaniana- cf, señala los dispositivos del cartel y el pase al servicio de la
pregunta que nos ocupa en la preparación de la Tercera Jornada en NELcf-Guayaquil
¿Qué es un analista?, que la sitúa en el marco de su elaboración sobre la política
lacaniana en la experiencia de escuela, en el proceso creativo de hacer existir la
escuela.


Formando Escuela
María Elena Lora
NELcf sección La Paz


Responder a esta pregunta supone interrogarse acerca de cómo poder orientarse sobre las acepciones de política en psicoanálisis y principios de política lacaniana, en el sentido de que el uso de ambos sintagmas horada temas supuestamente sabidos. Así mismo, y en el discernimiento de que nos situamos ante una apuesta, un llamado permanente a un proceso creativo, un alumbramiento, no sin antes anudar la exigencia de articular los principios del psicoanálisis con los movimientos analíticos de Freud,
Lacan, Miller.

Lacan con la fundación de la Escuela, como experiencia inaugural, inscribe un nuevo
modo de ingeniárselas con los analistas. La Escuela implica la apertura, el debate, la
elucidación permanente respecto a la pregunta: ¿Qué es un analista? Interrogante sin
respuesta posible desde un enunciado predicativo, y sí viabilizada por dispositivos como el cartel y el pase. Vale decir, Lacan funda la Escuela como una experiencia de trabajo, que opera en tanto lazo articulador necesario para precisar los principios directivos de una política que oriente el presente y posibilite el porvenir del psicoanálisis.

Situar los principios del psicoanálisis lacaniano comporta: no ceder ante lo real en juego
en la formación de los analistas, es lo que equivale a una enseñanza que “sólo puede
transmitirse de un sujeto a otro por la vía de la transferencia de trabajo”; no acontece
en masa, el analista sólo se autoriza de sí mismo en acto y finalmente procede a la
verificación del acto por sus consecuencias. Estos principios evidencian que la política
en psicoanálisis es intrínseca e inseparable de la política de la dirección de la cura.
Y aquí es donde cabe destacar el pase, porque en éste se entrelazan los sentidos de
política en el psicoanálisis y política en la cura. La Escuela de Lacan propone el pase como aquel fundamento político y como aquel principio esencial que da a conocer cómo un analizante deviene analista. El acento en una Escuela está puesto en esta instancia, en tanto un analista que se autoriza de sí mismo, anudado a la Escuela, transmitirá en el dispositivo del pase su testimonio de este pasaje de analizante a analista. Este paso entraña testimoniar sobre el principio, el recorrido y la multiplicidad de los efectos singulares de un fin de análisis. En otras palabras, el psicoanálisis de orientación lacaniana no puede concebirse fuera de la perspectiva del pase, ni fuera de una Escuela del pase.


El pase se enmarca en la lógica del discurso analítico, no así en la lógica del discurso del
amo, lo que conduce a la construcción móvil, aquella que ubica el centro palpitante de
la Escuela en el agujero central, real, que aviva el trabajo referido a entender la eficacia
analítica, el pensar y el orientarse por el síntoma abriendo la pregunta ineludible sobre
un fin de análisis que sustente la transmisión del deseo del analista. Es la propuesta
novedosa de Lacan a los analistas, al uno por uno, a no quedarse con “lo incurable”, sino que, a partir de su forma singular de operar, de sostener la causa analítica, confieran una nueva vuelta a la última noción de síntoma para pensar y entender la eficacia de la práctica analítica.

Para concluir, sólo es posible despejar los principios de la política lacaniana, partiendo
del concepto mismo de Escuela. Avanzando en la problemática de la política del
psicoanálisis, se despejarán los interrogantes sobre el grupo analítico, la compleja y no
siempre fácil relación con la disparidad de los miembros que habitan la Escuela. Esta
apuesta consiste en trabajar una y otra vez en la Escuela que se asienta sobre la
diferencia absoluta, donde la opción sigue siendo enfatizar que lo múltiple resguarda la
diversidad, que nunca puede hacerse de ello Uno, lo cual es vivificante, puesto que
conlleva como condición un imposible de colectivizar. En fin, formar una escuela, un
campo, que se habita solo pese a estar acompañado, una comunidad donde se pone en
juego el poder de la diferencia y no la hegemonía de lo mismo, como la condición lógica
para hacer existir el discurso analítico.


Bibliografía
Lacan, J. (1964) Acta de fundación, Otros Escritos, Buenos Aires, Paidós 2012
Lacan, J. (1964) Exhorto a la Escuela, Otros escritos, Buenos Aires, Paidós 2012
Miller, J.A. El banquete de los analistas, Buenos Aires, Paidós 2000
Miller J.A. Política Lacaniana, Buenos Aires, Colección Diva 2017

Coordinadora de Puntuaciones:
Ana Ricaurte, anaricaurt@yahoo.com
nelquil@gmail.com

Boletín de Biblioteca 2: LA ESCUELA Y LA FORMACIÓN DEL ANALISTA

“LA ESCUELA Y LA FORMACIÓN DEL ANALISTA”

CITAS ELEGIDAS DESDE LA BIBLIOTECA # 2

¿Qué es lo que esconde un análisis?

Identificaciones que “caen”.

Miller, Jacques-Alain

¿Cómo provocar la elaboración cuando lo que hay es la vocación a la pereza? Esa es una pregunta que nos concierne íntimamente en relación a lo que llamamos “formación” en psicoanálisis. Recordamos así que Lacan, al esclarecer los cuatro discursos, establece cuatro modos de dominación; mientras que allí Miller encontrará: cuatro modos de provocación. La provocación desde el discurso analítico es un llamado a despertar, el que no se suscita por estimulantes materiales o ideológicos, sino por el significante de la transferencia.

La provocación del amo es: “¡A trabajar!”. Incluso al día siguiente en que una revolución encumbra a ex -revolucionarios como nuevos amos. La Universidad produce provocadores como Preciado —a veces violentos— y una elaboración “revocada”. Y si la histérica pone en evidencia al provocador con su crítica, es sólo en el discurso analítico donde el agente es un provocador-provocado.

El agente de la elaboración provocada en un cartel, en un seminario y en la Escuela no es un amo, ni un experto, ni el analista. Alguien como Sócrates interrogó y provocó, y nos enseña que el provocador debe estar advertido de que en el extremo lo espera la cicuta… Entonces, además de rechazarse: gobernar, educar y psicoanalizar en un cartel, la posición ética psicoanalítica conlleva no aprovecharse del poder que la transferencia le confiere y encausar el efecto de atracción a la letra de Freud y Lacan.

El arte de “ser” más uno implica trabajar y hacer trabajar, produciendo transferencia-de-trabajo y provocar que cada integrante de esta comunidad paradójica que es la Escuela, elabore a partir de sus propias insignias. El arte sutil de “ser” más-uno que propuse en el 2021* hoy da paso a una cierta docilidad del más-uno, para encausar las revueltas juveniles —si acaso las hay— a una indagación singular en colectivo, sobre las razones de trocar el goce del desarraigo a un deseo de hacer Escuela.

Este Boletín de Biblioteca da lugar a citas elegidas por Juan de Althaus, de la Comisión de Biblioteca, y a José Altamirano, participante del CID, que son provocaciones al trabajo hacia nuestras próximas Jornadas. Allí nos queda la pregunta, ¿quién hizo emerger la cosa? Pues como bien señaló Miller, siguiendo al colectivo de matemáticos Bourbaki: ¡Está el que lo dijo, quien lo hizo decir y el que se dio cuenta de que era importante!

Jessica Jara Bravo

Responsable de la Comisión de Biblioteca

*https://nelguayaquil.org/2021/02/25/el-arte-sutil-de-ser-mas-uno/

***

JACQUES LACAN

“¡Cuídense de comprender!”.

Lacan, J. « Situation de la psychanalyse et formation du psychanalyste en 1956 », Écrits, Paris, Seuil, 1966, p. 471.

***

JACQUES-ALAIN MILLER

“No es una colectividad sin Ideal sino una colectividad que sabe lo que es el Ideal y lo que es la soledad subjetiva. La Escuela es una suma de soledades subjetivas y este es el sentido de nuestra fórmula uno por uno”.

“La suma de las soledades presupone el más uno. ¿Qué Uno es? Es en primer lugar la “causa freudiana”, según la fórmula que debemos a Lacan.”

“La diferencia existente entre la causa del deseo de Freud y la causa freudiana en cuanto tal, Lacan la ha interpretado, decantado, formalizado. Ha encontrado la lógica del deseo de Freud para separarla de su particularidad, para erradicarlo del fantasma paterno, para obtener la forma dicha del deseo del analista.”

Miller, Jacques-Alain (1999). Teoría de Torino acerca del sujeto de La Escuela. Revista de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, nº1. Publicado por la ELP. España (p. 4).

“En este sentido, la Escuela es un conjunto lógicamente inconsistente. Es un conjunto de Russell, ese de los catálogos que no se contienen a sí mismos, un conjunto sin universal, “fuera del Universo”, en el que no vale el “para cada x”. Esto es “no-todo”, lo que no significa que esté incompleto, que le falte siempre un pedazo, como habitualmente se entiende. Es “no-todo” en el sentido de que es lógicamente inconsistente y que se presenta bajo la forma de una serie a la cual le falta una ley de formación.”

Miller, Jacques-Alain (1999). Teoría de Torino acerca del sujeto de La Escuela. Revista de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, nº1. Publicado por la ELP. España (p. 5).

“¿El espíritu? En psicoanálisis es el Witz. Hablar del espíritu del psicoanálisis es un chiste. El espíritu del psicoanálisis no es otra cosa que el sujeto supuesto saber y se trata de instituir el lugar en el que se inscriba como efecto.”

“Ahora bien, entre sujetos que responden a lógicas diferentes no hay relación ni diálogo posible. Se habla, pero no es un diálogo, es un malentendido.”

Miller, Jacques-Alain (1999). Teoría de Torino acerca del sujeto de La Escuela. Revista de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis, nº1. Publicado por la ELP. España (p. 6).

***

ERIC LAURENT

“Lacan no tomó las cosas por la punta según la cual se trataría de saber lo que califica a aquél que ocupa el lugar del Otro, con O mayúscula. No se está jamás calificado para hacerlo, y Lacan pudo decir en un momento que creer poder hacerlo es una canallada: es una impostura creer ocupar el lugar del Otro de manera legítima.”

“El psicoanalista no se encuentra durante el proceso en el lugar del Otro universal de la buena fe. Ocupa más bien, a partir de que el proceso se desarrolla y se pone en marcha, el lugar del muerto anticipando el lugar del objeto a que descompleta al Otro de los significantes.”

“Se trata más bien (en el control), como lo subrayó J.-A. Miller, de soportar ocupar ese punto extremo que Lacan formula como un despojamiento de todo dominio.”

“El problema comienza cuando hay que intervenir sobre la incapacidad del analista de hacerse causa del deseo. Esta incapacidad está en el origen de todas las tentaciones de ceder frente al deseo del analista.”

Laurent, É. “El buen uso de la supervisión”, disponible en: http://www.revistavirtualia.com/articulos/710/la-formacion-del-analista/el-buen-uso-de-la-supervision

***

COLEGAS DEL CAMPO FREUDIANO

“Para la clínica psicoanalítica de orientación lacaniana se trata, en efecto, de encontrar y transmitir la singularidad de cada sujeto llevada hasta el límite de lo irrepetible, de lo que no puede ser comparado a nada más, de lo que no podrá ser nunca cuantificado ni clasificado por manual diagnóstico alguno porque no constituye ninguna clase de descripción general.”

Bassols, Miquel (2018). Presentación. Terminaciones de análisis. Conversaciones clínicas con Jacques-Alain Miller. RBA Libros S.A. Barcelona (p. 4).

***

“Es cierto que la experiencia incluye algo de saber, sin embargo ella conlleva una consecuencia lamentable: la de adormecer antes que de despertar a la dimensión de sorpresa inherente al surgimiento de toda producción del inconsciente.”

Solano-Suárez, E., Brousse, M., Bosquin-Caroz, P., “Le contrôle sur mesure”, Quarto, 110, Abril 2015, p. 26.

“¿Qué es lo que se despierta en el control? “el núcleo de goce que habita el deseo impuro que es el deseo del analista”.

Solano-Suárez, E., Brousse, M., Bosquin-Caroz, P., “Le contrôle sur mesure”, Quarto, 110, Abril 2015, p. 27.

“El control es un dispositivo para trabajar un obstáculo relativo a la posición del analista, es decir a lo que hace obstáculo a la posibilidad de ocupar (…) el lugar de semblante del objeto a, causa de deseo.”

Solano-Suárez, E., Brousse, M., Bosquin-Caroz, P., “Le contrôle sur mesure”, Quarto, 110, Abril 2015, p. 32

***

“Comprender es una de las maneras en las que se manifiesta el fantasma de domino del saber.”

“¿Por qué Lacan considera que la angustia puede ser un signo positivo de la posición del analista? Les ofrezco una interpretación: porque la angustia está muy próxima al no-saber.” Dessal, G. “Notas sobre la supervisión”, disponible en: https://redpsicoanalitica.org/2020/12/17/notas-sobre-la-supervision/

Boletín PUNTUACIONES… ; ! ?? #1

Esta vez el Banquete es en Guayaquil!!!

Proponer como tema de Jornada la formación del analista en la escuela, se vectoriza con la pregunta ¿qué es un analista? y su identificación inexistente, la misma que empuja al estudio y la conversación en los distintos lugares donde la escuela de Lacan existe, por la vía de la transferencia de trabajo. 

Publicaremos los días viernes hasta el 24 de Septiembre que tendremos la Tercera Jornada, e inauguramos con el texto orientador de Raquel Cors, Presidenta de la NEL-cf.  Vienen más colaboraciones de varias secciones de nuestra escuela, Guayaquil y otras, acompañándonos en el trabajo preparatorio.  

Buena lectura!

Ana Ricaurte Q.

Coordinadora Boletín Puntuaciones

Devenir 

Por Raquel Cors Ulloa

“Lo que deviene no es todavía. El ser no tiene ninguna necesidad de devenir. Lo que es dejó todo devenir tras de sí, suponiendo que el “es” haya devenido. Lo que es, propiamente dicho, resiste también a todo impulso a devenir”.

J.-A. Miller

El año 2008, durante las Jornadas de la ECF, Jacques-Alain Miller pronunció una conferencia que dio el título para la jornada del año siguiente: Cómo se deviene psicoanalista en los inicios del siglo XXI. Recientemente, durante la presentación de un libro junto a los colegas de la NELcf-CDMX, hice referencia a este texto de Miller, que pueden encontrarlo en el volumen: El psicoanálisis en el siglo XXI. Al momento de la conversación sobre las páginas del libro, Silvia Salman hace resonar algo que me interpreta, y es que el título de este texto de Miller no está escrito como una pregunta; entonces escuché mi propio mensaje en forma invertida con la sorpresa de lo que acababa de surgir como una nueva pregunta ¿Con qué de ese su lugar vacío se lee en el siglo XXI?. Cito un fragmento de Esthela Solano-Suárez durante la conversación de la presentación, momento al que hago referencia: “Si no hay analistas no hay psicoanálisis, pero para que haya psicoanalistas es necesario que haya psicoanalizantes, porque cada uno de los que devienen analistas un día se dirigieron a un analista para pedirle un análisis, no para devenir analistas, sino porque sufrían de un síntoma. El recorrido de un análisis más allá de lo terapéutico puede conducir, no a todos los analizantes, pero sí a algunos, a pasar de la posición de analizante a la posición de analista”.

Hoy, escribiendo estas líneas que desde la NELcf-Guayaquil me solicita Ana Ricaurte para comenzar el Boletín que se propone convocarnos rumbo a las Jornadas de la Sección, que se efectuarán el próximo mes de Septiembre bajo el título: “La Escuela y la formación del analista”, surge nuevamente esta pregunta, que insiste sobre la lectura de un vacío, que –por efecto de las resonancias de algunos otros en lo singular de mi sinthome interminable, en tanto hay: un resto sinthomático por “lo que queda por hacer”–, este vacío que no pretende gobernar, ni colmarse con las identificaciones, ni calmarse con el objeto fantasmático, es una ocasión que les propongo: sigamos trabajando por el borde de la interminable formación del analista y su relación con la vida de la Escuela, no sin un agujero, hiancia constituyente del vacío que hay, para leer en cada experiencia analítica.                                                   

Decir que la formación es permanente, implica el análisis –es decir la relación de cada analista con su inconsciente– en tanto es interminable. Habrá que aguardar-sin esperar, las pruebas de que el psicoanálisis subsista, digo sin esperar, porque la espera trae consigo la esperanza en las “mañanas que cantan” como señala Lacan en la página 569 de los Otros escritos.

 La orientación lacaniana de Jacques-Alain Miller, especialmente las páginas de sus Cursos: El banquete de los analistasTodo el mundo es loco, El Ser y el Uno, transmiten puntos concernientes a la formación de un analista, uno por uno, advertido de: no pasar por alto la Primera enseñanza de Lacan. En los tiempos que corren, cuando hay una tendencia vertiginosa a seguir de largo e incluso hacer una masa sobre nuestros conceptos–, quizá habría que hacer una pausa al goce del bla bla bla, para detenernos, sólo un momento, y recomenzar nuestras lecturas, orientadas por lo real que hay en cada concepto analítico, para cada analizante, movilizado por su consentimiento a la lógica de “un vacío conceptual” que, sin esperar, aguarda algún efecto del discurso analítico, a devenir…

Julio / 2022

– Raquel Cors Ulloa, Psicoanalista, AME, AP, Miembro de la NEL y la AMP. Presidente de la NELcf (2021-2023).

[1] Miller, J.-A., “Presentación del tema de las Jornadas de la ECF 2009”, en El psicoanálisis en el siglo XXI, NED Ed. España, 2022, p.24.

2 Autores varios, “El psicoanálisis en el siglo XXI”, NED ediciones, España, 2022 p.19.

3 Lacan, J., “Televisión”, Otros escritos, Paidós, Buenos Aires, 2012, p.569.

“LA ESCUELA Y LA FORMACIÓN DEL ANALISTA”

CITAS ELEGIDAS DESDE LA BIBLIOTECA # 1

Formar analistas ha sido, y sigue siendo, la meta de mi enseñanza.

Lacan, Seminario 11

Los Boletines de Biblioteca se enlazan a nuestras III Jornadas de la NELcf, sección Guayaquil, “La Escuela y la formación del analista”, y acogen citas elegidas por: integrantes de la Comisión de Biblioteca, de quienes están en transferencia de trabajo con la Escuela y de quienes sientan un compromiso con la supervivencia del psicoanálisis; considerando que la existencia del psicoanálisis no sólo depende de que existan analistas sino de que haya analizantes.

Una Escuela no es un círculo de sabios sino un colectivo singular de dispersos descabalados. Hoy, cuando la AMP vuelve a estar conformada por analistas y no-analistas declarados, sigue siendo una Escuela de analizantes respecto de la causa analítica, la cual sin duda colectiviza, pero no identifica, como concluye Miller en la clase XIV de “El banquete de los analistas” (1989-1990). Estas referencias que no consienten a la figura del “analista independiente” o “anarquista”, nos llevan a preguntarnos por la formación de quienes podrían hacerse cargo de la causa analítica.

En este primer boletín hay ciertas respuestas desde Freud, Lacan y Miller: “tornar noticia de sus propios complejos”, de “lo escondido en la propia persona” para blindarse de la angustia y reducir la perturbación… Hay que analizarse porque el analista “es llamado a responder” y el psicoanálisis es muy difícil, el lugar del analista es insostenible y nada de lo que les será enseñado en la Universidad, en libros ni en conferencias, les permitirá ahorrarse la experiencia de un psicoanálisis.

Estos boletines se arman según las contribuciones recibidas y, de este modo, me he anoticiado de la existencia de una clase inaugural del Seminario R.S.I. del 19 de noviembre de 1974 (Inédito), la que ha sido publicada en francés en la revista Quarto N.° 100 (2011); este hallazgo reportado por Patricio Moreno y ante el que Mayko Garzozi se apresta a buscar en los archivos, nos causa nuevas preguntas sobre el/ al “fenómeno lacaniano” que se imponen responder, como bien anotó Lacan en la siguiente clase de S.R.I, la del 10 de diciembre de 1974, al volver de Niza.

¡Empieza una nueva serie!

Jessica Jara Bravo

Responsable de la Comisión de Biblioteca

***

SIGMUND FREUD

Si el médico ha de estar en condiciones de servirse así de su inconsciente como instrumento del análisis, él mismo, tiene que llenar en vasta medida una condición psicológica. No puede tolerar resistencias ningunas que aparten de su conciencia lo que su inconsciente ha discernido; de lo contrario, introduciría en el análisis un nuevo tipo de selección y desfiguración mucho más dañinas que las provocadas por una tensión de su atención consciente. Para ello no basta que sea un hombre más o menos normal; es lícito exigirle, más bien, que se haya sometido a una purificación psicoanalítica, y tornado noticia de sus propios complejos que pudieran perturbarlo para aprehender lo que el analizado le ofrece.

[…]

Hace años me preguntaron cómo podría uno hacerse analista, y respondí: “Mediante el análisis de sus propios sueños”. Por cierto, que esta precondición basta para muchas personas, mas no para todas las que querrían aprender el análisis. Y, por lo demás, no todos consiguen interpretar sus propios sueños sin ayuda ajena. Incluyo entre los muchos méritos de la escuela analítica de Zurich haber reforzado esta condición, concretándola en la exigencia de que todo el que pretenda llevar a cabo análisis en otros deba someterse antes a un análisis con un experto. Si alguien se propone seriamente la tarea, debería escoger este camino, que promete más de una ventaja; el sacrificio de franquearse con una persona ajena sin estar compelido a ello por la enfermedad es ricamente recompensado. No sólo realizará uno en menos tiempo y con menor gasto afectivo su propósito de tomar noticia de lo escondido en la persona propia, sino que obtendrá, vivenciándolas uno mismo, impresiones y convicciones que en vano buscaría en el estudio de libros y la audición de conferencias. 

Freud, Sigmund (2003). “Consejos al médico sobre el tratamiento psicoanalítico” (1912), in Obras completas, tomo XII, Buenos Aires, Amorrortu, pp. 115-6.

JACQUES LACAN

La relación del psicoanalista a la cuestión de su estatuto retorna aquí bajo la forma de una agudeza duplicada, aquella que está planteada desde siempre concerniente al estatuto de aquel que detenta el saber. Y el problema de la formación del psicoanalista no es, verdaderamente, otro que, mediante una experiencia privilegiada, el de permitir que vengan al mundo, si puedo decirlo, sujetos para los que esta división no sea solamente algo que saben, sino algo en lo que piensan. […] No es otra cosa que el sentido de mi enseñanza: recordar esta exigencia […] Es en tanto que sujeto dividido que el analista es llamado a responder a la demanda de aquél que entra con él en una experiencia de sujeto.

Lacan, Jacques (1966). El Seminario, libro XIII, El objeto del psicoanálisis, sesión del 11 de mayo de 1966. Inédito.

***

Si hablo este año, tomaré las cosas por el cabo de la identidad de sí a sí. La cuestión es saber si eso se aplica al analista. ¿El analista puede ser considerado como un elemento? Dicho de otra manera, ¿hace conjunto? Hacer conjunto es algo que intentaré explicar, no es hacer sindicato. […] Hacer conjunto puede querer decir, eso quiere decir hacer serie. Y es sobre aquello de lo que me interrogo, ¿dónde se detiene esa serie? En otros términos, ¿un analista puede —en el ejemplo que acabo de hacer concerniente a la injuria— comportarse como un imbécil? Es una pregunta muy importante. (…) ¿Cómo definir la imbecilidad en el discurso analítico?

Lacan, Jacques (1974). El Seminario, libro XXII, R.S.I., clase del 19 de noviembre de 1974. Inédito.

***

Es algo muy difícil el psicoanálisis. Primeramente, es muy difícil ser psicoanalista porque hay que situarse en una posición que es completamente insostenible. Freud ya lo había dicho. Es una posición insostenible. 

[…]

Freud dijo que había un cierto número de posiciones insostenibles entre las cuales ponía al gobernar —como ustedes ven, es ya decir ya que es todo el mundo hace fila hacia estas posiciones insostenibles, ya que para gobernar no faltan candidatos— es como para el psicoanálisis, los candidatos no faltan.

Lacan, Jacques (1974). “Conferencia de prensa del 29 de octubre de 1974 en el Centro Cultural Francés”, in Interventions de Jacques Lacan extraites des Lettres de L’École freudienne, pp. 95-6.

***

Es suficiente con remarcar que hay cosas que hacen que el mundo sea inmundo, si puedo expresarme así. Es de eso que se ocupan los analistas. De manera que, contrariamente a lo que se cree, ellos están más afrontados a lo real que los científicos. […] Y como lo real es lo que no marcha, además están obligados a experimentarlo, es decir forzados todo el tiempo a ponerse tensos. Para ello es necesario que estén ampliamente blindados contra la angustia. 

Lacan, Jacques (1974). “Conferencia de prensa del 29 de octubre de 1974 en el Centro Cultural Francés”, in Interventions de Jacques Lacan extraites des Lettres de L’École freudienne, p. 99.

***

“No hay formación del analista. Hay formaciones del inconsciente.”

Lacan, Jacques (1975). “La experiencia del pase”, in Revista Lettres de L’École freudienne, nº 15, junio 1975, p. 185.

JACQUES-ALAIN MILLER

Separar el discurso analítico y el matema quiere decir que no se puede preparar operadores del discurso analítico. […] Esto es algo ya aceptado: no formamos psicoanalistas con la enseñanza, sino con la experiencia.

Miller, Jacques-Alain (2015). Todo el mundo es loco, Buenos Aires, Paidós, p. 337.

***

La práctica del psicoanálisis no se enseña, a lo sumo se supervisa dado el caso, cada vez, de un caso singular, el cual no se deja llevar a lo universal […]

Sepan bien y hagan saber que nada de lo que les será enseñado del psicoanálisis en la Universidad les permitirá ahorrarse un psicoanálisis.

Miller, Jacques-Alain. “Todo el mundo es loco”, discurso de Clausura de la GCVI 2022 de la AMP La Mujer no existe. Todo el Mundo es Loco – por Jacques-Alain Miller – 2022/04/03 – PSICOANÁLISIS LACANIANO (psicoanalisislacaniano.com). Último acceso: 2022-05-24.

***