Archivo de la categoría: Noticias

Permutación del Directorio – Nel Guayaquil

El director saliente de la NEL-Guayaquil ha informado al Comité Ejecutivo de la NEL, la permutación del Directorio, luego de las elecciones realizadas en asamblea general de la Sede celebrada el 12 de septiembre, en un trabajo orientado por el aserto: “En la Escuela de Lacan, todo es de orden analítico”.

El nuevo Directorio lo componen:

Directora: Mónica Febres-Cordero
Secretaria: Piedad Ortega de Spurrier
Tesorera: Mayra Landívar de Hanze

Desde el Comité Ejecutivo celebramos que la permutación se haya producido bajo las coordenadas mencionadas, lo que da cuenta de un fuerte compromiso de sus miembros y de un vivo trabajo de Escuela. Saludamos al Directorio entrante con nuestros deseos de una gestión productiva y agradecemos el trabajo del Directorio saliente.

Comité Ejecutivo de la NEL
Marcela Almanza (Presidente)
Raquel Cors Ulloa
Gladys Martínez
Alejandra Hornos
Luisa Aragón
Adolfo Ruiz

En el cruce de la experiencia clínica y de escuela, con la coyuntura ¿cómo nos orienta la política lacaniana?

Por: Jessica Jara de Aguirre. NEL Guayaquil

El sábado 15 de agosto tuvo lugar la Quinta Conversación Permanente “Hacia un Nuevo Lazo”, un espacio de trabajo propuesto desde el Comité Ejecutivo para bordear, con otros, la coyuntura actual que tiene incidencias en la subjetividad, en la práctica analítica y en la vida de Escuela. Así, una Escuela heterogénea y dispar, -más de 130 miembros y asociados de la NEL-, se dio cita por una pregunta fundamental: “En el cruce de la experiencia clínica y de la experiencia de Escuela con la coyuntura del momento actual. ¿Cómo nos orienta la política lacaniana?”.

Fuimos convocados a plantear nuestras reflexiones: Felipe Maino (NEL Santiago), Carlos Márquez (NEL Bogotá) y Jessica Jara (NEL Guayaquil). Contamos con un moderador muy atinado: Adolfo Ruiz, por el Comité Ejecutivo.

Nuestro marco de elaboración lo sostenía Miller, refiriéndose a la posición ético – política de Lacan: Ninguna nostalgia, ninguna esperanza tampoco. En cuanto al presente, a la modernidad, tiene como Freud el sentimiento muy vivo de sus impases.

La pregunta era por nuestra orientación ante los impases de hoy y su tratamiento analítico, ante un adaptacionismo imperante; por lo que una orientación ética, para no quedar fascinados por lo que Lacan llama burlonamente: “las maravillas del psicoanálisis”, fue lo que sostuve en esa Conversación y en el “Viernes de Escuela” con Ana Aromí y Clara Holguín.

Esa mañana del sábado, luego de una cálida bienvenida de Marcela Almanza, Presidenta de la NEL, Adolfo Ruiz dio curso a la palabra.

Desde una viñeta clínica, invité a poner el dedo en la llaga en un presente que nos apremia; haciendo precisiones sobre los impases de hoy desde los registros que nos dio Lacan para orientarnos, y dando cuenta de un deseo-de-lazo en pleno tsunami digital. Apuntando que no hay clínica sin ética, me preguntaba si aún existen contraindicaciones en el psicoanálisis. Concluí notarizando un punto de invención, a partir de La Ética del Psicoanálisis y el seminario 24: salida singular al impase por el pase en tres A.E. Ahí la importancia del análisis para arribar a soluciones inéditas.

Carlos Márquez en Molestarnos las defensas, señaló: “¿Queremos que el psicoanálisis, al que aspira cada uno de nosotros, el mejor que hay, exista en este vasto territorio que abarca del Río Bravo a la Patagonia? Es una pregunta sobre la que debemos ser intransigentes, en la cual el deseo de cada uno puede forjarse como una voluntad”. Por su parte, Felipe Maino enfatizó que “La ética de las intenciones… es esconder el objeto tras la imagen y la ética de las consecuencias es librar ese objeto a una experiencia que lo tenga de vector de deseo”. De ese modo, estas conversaciones son un esfuerzo de apertura: una invitación a salir del búnker y dar cuerpo a los avatares de la diacronía.

Imposible resumir la conversación, pero me esfuerzo a pedido de nuestro blog. Hubo varias vueltas y movimiento de torbellino. Algunos colegas tomaron la palabra. Ramón Ochoa (Caracas) buscaba líneas comunes ante el enjambre de singularidades. Ana V. Saldarriaga resaltó que el psicoanálisis es un nuevo estatuto de saber en el mundo. Martha Fierro se preguntaba: ¿qué tan abierta es la Escuela?

Luego, más voces esclarecidas: María Cristina Giraldo (Medellín) ante la demanda de apertura, recordó que el psicoanálisis es “viudo, huérfano y estéril”. Adriana Pérez se preguntaba por lo que sería un “nuevo lazo”. Laura Arciniegas (Bogotá) apuntó: ¿Qué nos orienta sino lo real en un nuevo lazo! También hubo comentarios entusiastas de Susana Dicker (Guatemala) y Elida Ganoza (Lima). Y mientras José Luis Obaid ponía junto a los impases, la alternativa del “fracasar mejor”; Joaquín Carrasco se preguntaba, en el fondo, por la posición de apertura del analista.

Clara Holguín resaltó que las tres intervenciones pusieron la ética en el centro, que cada uno aportó una lectura sobre la intransigencia en el psicoanálisis, agregando que: “la ética es la radicalidad de la que no podemos olvidarnos”. Y así, al final, María Solita Quijano hizo escuchar su voz; y en la vía de las aporías y las paradojas, Maino trajo una cita de Beckett: “Hasta los límites del vacío sin límite”. A modo de conclusión abierta, Raquel Cors invitaba a no quedarnos en un búnker sino a desear un nuevo lazo y que nuestra subversión sea de un punto mortal a un punto vivo.

Queda por explicitar la apuesta ética lacaniana: la invención de un nuevo amor más digno, en los límites del discurso; un nuevo lazo a la medida de cada quien, uno que sea menos tonto.

Y, prefiriendo la locura a la tontería, destaco que desde nuestra ética de las consecuencias: lo analítico es un efecto y no una intención de trabajo. Cada uno encontrará su modo de ir dando cuenta de aquello, no para el informe sino a su ritmo propio, en un marco de saber psicoanalítico y en una Escuela en movimiento. ¡Habrá una sexta conversación, la que sabremos aguardar!

___________________________________

Pd. Mi reconocimiento a Lazos del Discurso Analítico en México @Lazos_Mx por su reseñar riguroso y en tiempo real.

Intervención Jessica Jara: http://nel-amp.org/index.php?file=de-interes/conversacion-permanente/20-08-15_jessica-jara.html

Intervención Carlos Márquez: http://nel-amp.org/index.php?file=de-interes/conversacion-permanente/20-08-15_carlos-marquez.html

Intervención Felipe Maino: http://nel-amp.org/index.php?file=de-interes/conversacion-permanente/20-08-15_felipe-maino.html

Verdad, causa y responsabilidad

27/06/2020

Por: Gabriela Játiva Moyano

Miller se pregunta en el Banquete de los analistas ¿qué es lo que se aprende en un análisis?, la respuesta viene unas líneas más abajo en el mismo párrafo: “Se aprende a hablar” (1), ergo, resuenan las preguntas: ¿qué se deja caer en un análisis para poder hacerlo? ¿qué es lo que encuentra, en el trabajo analítico, un analizante que faculte ese bien decir?

En el seminario 1, Lacan retoma la identifizierung a través de la metáfora freudiana sobre las capas de la cebolla: “el yo está formado por la sucesión de las identificaciones con los objetos amados que le permitieron adquirir su forma” (2), se puede pensar entonces que lo que cae, lo que se desprende para un analizante en algún momento de la experiencia analítica, son esas imagos constitutivas que conformaron los ideales-amarras con los que un sujeto camina.

Las identificaciones, correlativas a una constitución psíquica primigenia, “(…) las producidas a la edad más temprana” (3), en un análisis, corren un tratamiento de clivaje, hay la posibilidad de encontrar ése punto de inconsistencia, de fractura, en donde es posible hacer inconsistir y sentir la caída de los significantes que sostuvieron una vida.

Proscenio derrumbado, es detrás del telón donde está la nada, nada que circunscribe el encuentro con el lugar vacío, con la letanía de la falta, esa insoportable levedad, que podría nombrarse como el peso negativizado de una identificación que deja entrever lo que fue infranqueable: la soledad del ser, un sujeto sin garantías, temible verdad.

Sobre ésta soledad, Miller hace un recorrido en Torino en relación a la Escuela/sujeto propuesta en el 2000, en donde lanza “a cada uno de los miembros de la comunidad a su propia soledad, a la soledad de su relación con el Ideal”(4), es entonces posible pensar, también, de ésta soledad subjetiva que se  ve develada en el trabajo analítico, la responsabilidad con su causa, aquella que se descubre, probablemente, mientras se atraviesa la senda de un análisis, aquella que concierne al ser del sujeto y que, como bien precisa Miller en éste último texto, lo hace  “como un sujeto que está en relación con un Ideal” y ya no obturado bajo el peso muerto de las identificaciones.

Verdad, causa y responsabilidad, significantes que permiten pensar la pregunta realizada por Lacan al final del seminario 7, a saber: “¿Has actuado en conformidad con el deseo que te habita?” (5), sintiendo caer los S1, saltando al pozo fecundo de la falta, encontrando el silencio del sinsentido; pregunta que se responde no sin mirar atrás, pues la respuesta se construye a una suerte de après coup, en esa apuesta (en el) presente por el psicoanálisis.

Homenaje póstumo a Nora Guerrero – La angustia en tiempos de la pandemia

20 may 2020 07:50 PM Lima
La angustia en tiempos de pandemia

Haga clic en el enlace a continuación para unirse al seminario web:
https://zoom.us/j/96069491265?pwd=R0I4MnE3Zkpld2JUZnd3VkVESTFGdz09
Contraseña: 528963

Carol Toala Mora: Escrito en memoria de Nora Guerrero de Medina

¿Quién fue mi Maestra y con quien me inicié como analizante?

Es duro recibir noticias repentinas, como es el hecho de la muerte de un sujeto que ha aportado tanto a sus estudiantes como docente, al haber encausado la práctica clínica desde el psicoanálisis.

Es un dolor imaginar desde lejos: ¿cómo puede ser esto?, ¿su edad?, ¿muerte por Covid-19 u otra patología? No lo sé, únicamente puedo remitirme al enorme vacío que nos deja a quienes continuamos con la práctica en clínica psicoanalítica. Un vacío que invade, de un saber in-sabido que angustia, y por momentos te desborda. No se trata de una desaparición extraña o de una ausencia que puede convertirse en presencia cuando frecuentemos los pasillos de la Universidad, diversos sitios o la NEL, se trata de algo innombrable, algo que pesa en lo profundo del inconsciente, que moviliza al sentir de aquel momento de mis inicios con ese Gran Otro que ubiqué en ella como Analista, que ya no está. Ese sujeto supuesto saber ha desaparecido del todo de un momento a otro.

Al estar tan lejos de mi país, específicamente en Madrid, sólo puedo escribir, y así expresar el profundo dolor que me invade y que me mueve a recordar, su impulso por llevar la causa analítica y a la vez, el deseo como analista a sus pacientes. Pienso que si ese tiempo, no solamente académico, durante la carrera de psicología, no lo hubiese aprovechado junto con mi tiempo como su analizante, hoy sería más difícil para mí haber escuchado ese deseo que me llevó donde estoy, a pesar del duelo migratorio que me ha embargado durante muchos años. Recuerdo cuando me dijo entre risas la última vez que nos vimos: “usted ya no regresa”. No lo sé, le respondí. Y es que como extranjera es complicado asegurar algo y menos siendo un sujeto en falta. No obstante, sigo en Madrid en la actualidad. Inevitablemente, he rememorado en este tiempo, a partir de esa triste noticia de su muerte, sus palabras, el tesón y firmeza que ubicaba en las mismas.

Ella es alguien que admiré y podría decirse que idealicé durante toda mi etapa académica-universitaria, lo cual trascendió, no se quedó allí, continúa y lo escucho dentro de mí. Es así como confirmo la importancia de esa tan impecable enseñanza sobre la escucha analítica. No fue sólo mi profesora y un modelo a seguir para quienes se dediquen a la cátedra, ya que procuraba que sus estudiantes deseen saber y piensen, se interroguen, sino que también su trayectoria marcada principalmente por el psicoanálisis, deja una huella en mí como la analizante que fui y que, hoy en día, me permite posicionarme como psicoanalista practicante, en formación continua.

Ha dejado un legado que está marcado por una huella y que será el que, en lo que a mí respecta, me acompañará en mi camino como sujeto dividido, atravesado por el discurso analítico.

Mi respeto y cariño en honor a tu memoria, querida Nora.

María Cristina Aguirre: A Nora

Adiós amiga y compañera. Tuve el privilegio y el honor de conocerte y de compartir contigo muchos momentos, de amistad, de trabajo, de estudio y viajes. Aprendí mucho de tí.

¡Gracias!

El vacío que dejas no podra ser llenado. Pero más allá de la pena por tu partida, violenta e inesperada, prefiero recordarte en los momentos felices cuando podíamos realizar un proyecto o tener un encuentro feliz.

Hasta la vista…

Maria Cristina 

Espacio Psicoanalítico Cuenca: Condolencias

Una ausencia que no se quebranta con el silencio, porque su voz siempre hará huella en el psicoanálisis, en aquellos que la conocimos, en aquellos que compartimos una cercanía por una misma causa, por un mismo deseo.

Nora Guerrero de Medina, psicoanalista que construyó su camino, lo tránsito, lo vivió y en especial hizo eco en oídos que supieron escuchar su deseo y así construir una trasmisión.

En nombre del Espacio Psicoanalítico Cuenca, de sus miembros y asociados queremos llegar con nuestras condolencias a sus familiares y a la NEL sede Guayaquil, por la irreparable pérdida.

Saúl Jerves

Presidente

Paola Mejía

Vicepresidenta

David Bermeo

Biblioteca

Leer al éxtimo: apuntes

Por: Antonio Aguirre F.

  • Éxtimo e íntimo; lo más propio y lo más extraño dice Lacan en el seminario 7. Lo unheimlich, lo familiar y al mismo tiempo lo siniestro.
  • J.-A. Miller diferencia al más-uno del éxtimo (ver la intervención de JAM en Belo Horizonte Diciembre 2000). El primero es un líder y un funcionario: tramita, vectoriza, hace de gozne, permuta. El segundo, el éxtimo, apunta a la causa del deseo en la Escuela, la interpreta.
  • El éxtimo no puede ser elegido, ni designado, pues tendría una tarea y un compromiso con los designadores. El éxtimo es una aparición contingente, un pequeño “milagro”. Actúa por él mismo, se autoriza de él mismo, y a posteriori, de los miembros de la Escuela que escuchan su interpretación.
  • El éxtimo produce consecuencias. Se las percibe, se las comprende y luego se saca conclusiones.
  • La palabra del éxtimo es un medio-decir. No desboca la verdad, como la religión (Lacan en Roma, 1974). El éxtimo no es un militante, ni un impaciente. No quiere “toda la verdad”. Es oracular, no profético. Su “crítica asidua” espera la ocasión.
  • La voz del medio-decir éxtimo es por tanto tímida, pero no temerosa. No es cortés ni astuta. Rodea y roza un núcleo obsceno en la Escuela. Pues desenmascarar lo obsceno sólo alimenta de sentido esa obscenidad.
  • Practicar la timidez éxtima es muy difícil. No se da como dichos asentados reiterativamente. Se diferencia de las consignas y los imperativos.
  • En la gran conversación de la Escuela será necesario leer estas voces éxtimas, que se dicen entre-líneas y que envuelven una escena articulada e indecible.

Jean-Pierre Klotz: A Nora

A nuestra querida colega
Nora Guerrero de Medina 

De Jean-Pierre Klotz

Me acuerdo bien de Nora Guerrera de Medina en 2002, cuando iba en Guayaquil durante una semana de trabajo para el Campo Freudiano. Estaba un agradable momento a propósito del psicoanalisis, y de la amistad también. Nora y sus colegas, y sus amigas (estaba verdaderamente una atmósfera de amistad), llenas de dinamismo y de entusiasmo, me han dejado maravillosos recuerdos. Nora ya estaba una especie de decano, de presencia intensa sin ponerse al primer plano, que facilitaba los intercambios y la convivialidad.

Les envió mis condolencias a su familia, a sus colegas y amigas, a la comunidad de la NEL en Guayaquil, a la NEL en su conjunto

Jean-Pierre Klotz, miembro de la ECF y de la AMP
Confinado en Burdeos (Bordeaux), Francia, el 5 de Mayo de 2020

Patricia Tagle Barton: Para Nora

A nuestra querida colega
Nora Guerrero de Medina 

De Patricia Tagle Barton

Para Nora

Querida Nora,
Por alguna razón te recuerdo más Noor a que “guerrera”.
Ese talante tan tuyo y singular.
Me has dolido, tu partida me ha dolido.
Te despido, firme compañera de travesías, de viajes y navegaciones.
En tu partida la NEL se abraza.
Porque nos haces falta.
Porque es preciso.

Lima, mayo 5 de 2020